Maldito Flato

September 18, 2014

En esta entrada de hoy trataremos con un habitual en mayor o menor proporción en nuestra práctica deportiva; el Flato.

 

Estas molestias están presentes en la mayoría de las prácticas deportivas, que si bien quedan mitigadas cuando somos personas habituadas al ejercicio, no queda que en algún momento de nuestro entrenamiento  aparezcan.

 

Estos “compañeros” tienen un mayor peso cuando comenzamos a introducirnos en el ejercicio físico, ya que son elementos molestos que pueden desmotivarnos, al requerir de un esfuerzo añadido al por si ejercicio físico, por lo que como entrenador, hay que saber motivar y empatizar para dar normalidad a esos procesos que al fin y al cabo son transitorios y no suponen ningún tipo de riesgo a nuestra salud.

 

El flato.

 

Y quien no lo ha sufrido en alguna ocasión, dejándolo k.o. por unos momentos, aun recuerdo como bromeábamos de ello en nuestro entrenamiento sobre pista, “échate al arcén” “¿te dejo unos triángulos?”… todo muy gracioso desde la grada, pero el que lo sufre poco puede hacer nada más que levantar el pie y echarse la mano al costado dolorido.

 

Todos los estudios dejan claro alguna cosa:

  • Da igual que seas hombre o mujer para verte afectado en la misma proporción.

  • A medida que avanza tu edad, las posibilidades de su aparición son menores.

  • Entrenes o no aparecerá, pero su agudeza será menor.

  • Queda claro que en aquellos deportes donde aparecen rotación de tronco o flexión extensión de este, tiene mayor incidencia.

 

 

¿Pero los motivos? Si, existen hipótesis y ninguna demostrada, si haces ejercicio puedes sufrirlo, pero los mecanismos no quedan demostrados, así por ejemplo algunas de estas hipótesis apunta a:

  • Una falta de riego en el propio diafragma (musculo implicado en la respiración) debido a que la sangre se “desvía” a la musculatura implicada en el ejercicio.

  • Irritación de la capa protectora de las vísceras al moverse con el ejercicio.

  • Los ligamentos que unen estomago con diafragma, que en su tensión provoca esta molestia.

 

Y conocidas las posibles causas, podemos intentar aliviarlo; ahí van algunas si se producen durante la práctica:

  • Aplicar presión en zona afectada y/o hacer estiramientos de la zona afectada, descargando la tensión de zona.

  • Especial atención a la alimentación durante el ejercicio prolongado y altas ingestas de líquidos antes de los entrenamientos o carreras están desaconsejados.

  • Sincronizar la respiración con el ritmo de carrera; espira justo cuando vayas a estar a punto de tocar el suelo, la tensión interior será menor.

 

Bueno aqui os dejo, espero que os sirva de ayuda, y que si alguna vez os viene de visita en vuestros entrenamientos, sepais algo mas para mitigarlo y evitarlo, y lo mas importante; no entraña riesgo para vuestra salud.

Please reload

Featured Posts

¿Cuánto y Cuándo?

October 21, 2017

1/5
Please reload

Recent Posts

October 21, 2017

September 12, 2016

March 21, 2016

Please reload

Search By Tags

I'm busy working on my blog posts. Watch this space!

Please reload